PDF Imprimir

Ficha Técnica del artículoLozano, C.; Calvo, R.; Cervelló, E.; Ureña, A. (2003). Influencia de la dirección del saque en el rendimiento de la recepción de un equipo femenino de voleibol de alto nivel. RendimientoDeportivo.com, N°5.

<http://www.RendimientoDeportivo.com/N005/Artic024.htm> [Consulta 08/01/2004]



Influencia de la dirección del saque en el rendimiento de la recepción de un equipo femenino de voleibol de alto nivel.

Lozano, C.; Calvo, R.; Cervelló, E.; Ureña, A.


 

font-family: Arial; color: #95b51f; font-size: x-small;">

1) INTRODUCCIÓN

En voleibol se han producido varios cambios en el reglamento que están provocando modificaciones en el juego. Uno de los cambios más relevantes en los últimos años ha sido la modificación del sistema de puntuación, que la FIVB realizó en 1999, mediante el cual, se permite puntuar en las dos fases de juego en las que se divide el voleibol, fase de recuperación del saque (K-I) y fase de punto (K-II).

A raíz de este cambio, la fase de recuperación de saque o K-I toma mayor importancia y pasa a ser la forma primordial de conseguir el punto (Van Aartrijk, 2000). De esta forma, todos los elementos que componen esta fase tendrán una relación directa en la consecución del éxito mediante el ataque (Ureña, 1998).

La recepción del saque es el primer elemento del juego que tiene lugar dentro de la secuencia del K-I. Supone por tanto el primer contacto que realiza un equipo para construir su ataque en busca de la recuperación del saque. La importancia de la recepción del servicio estriba en la construcción de un ataque con éxito, puesto que si las recepciones son defectuosas, el balón no llegará al colocador en las condiciones idóneas para organizar un ataque eficaz. Sin una buena efectividad en recepción no se consiguen ataques rápidos o múltiples, con lo que estamos facilitando el juego de defensa del equipo contrario (Fiedler, 1982; Fröhner, 1988; Toyoda y Herrera, 1989; Wegrich, 1992; Ureña, 1992; Ureña e Iglesias, 1993; Ureña, 1998).

Otra de las modificaciones que ha realizado la FIVB en 1997 es la introducción de una nueva figura, un jugador de carácter defensivo, el líbero, que se introdujo en la liga española en el 1998. La presencia de este nuevo jugador ayudará a aumentar el rendimiento de la recepción de un equipo y por tanto, mejora su K-I y facilita la obtención del punto (Murphy, 1999).

Mientras estos dos cambios conllevan beneficios en el K-I y así, la consecución del punto, se produjeron otros dos cambios que dificultan la recepción del saque. El primero de ellos, realizado en 1994, consiste en la ampliación de la zona de saque a todo el ancho de la línea de fondo, lo cual produce una mayor facilidad para adoptar las posiciones defensivas y una mayor dificultad para el equipo que recibe y ataca (Ureña y cols., 2000c). El segundo de estos cambios, introducido en el año 1999, permite el contacto del balón de saque con la red, siempre y cuando, el balón entre dentro de los límites del campo de juego del equipo contrario.

El presente estudio se centra en la modificación de la zona de saque y su posible influencia en el rendimiento de la recepción del saque. Siguiendo el estudio ya planteado por Gerbrands y Murphy (1995), esta regla ofrece la posibilidad de cambiar la zona de saque, lo que provoca varios cambios, entre ellos, variaciones en la dirección descrita por el balón en el saque. Va a ser esta variación la escogida para analizar su influencia en el rendimiento de la recepción.

El hecho de elegir este aspecto como objeto de estudio es porque no se han encontrado referencias en la bibliografía que recojan esta situación. Los únicos autores que presentan estudios relacionados a este aspecto son Gerbrands y Murphy (1995), los cuales, exponen todas las posibles consecuencias que tendría esta modificación reglamentaria pero no realizan ningún análisis para confirmar sus suposiciones. Por otro lado, nos basamos en los estudios realizados por Ureña (1998), donde incluye aspectos del saque-recepción, analizando la influencia del saque en los desplazamientos que provoca en los receptores en los planos de profundidad y latitud, pero no la influencia que tiene la dirección del saque-recepción, diferenciando las posibilidades en “paralela, diagonal media y diagonal larga”.

Por tanto, el objetivo de la investigación desarrollada se centró en analizar la influencia que tiene la dirección saque-recepción sobre el rendimiento de la recepción del equipo estudiado. Este trabajo forma parte de un estudio piloto perteneciente a un proceso de análisis más extenso donde se incluye toda la población (todos los equipos femeninos de División de Honor). Se pretende observar si afectan las variables analizadas para aplicar el estudio a toda la población.

2) METODOLOGÍA

2.1. Muestra

La muestra estudiada ha sido extraída de la Liga Nacional de voleibol, perteneciente a la categoría femenina de División de Honor. El estudio se ha centrado en la temporada 00-01, concretando la investigación en un solo equipo perteneciente a esta liga, el C.D.U. Granada, recogiendo todos los encuentros oficiales que este equipo ha disputado en dicha temporada.

La muestra seleccionada fue de 112 sets pertenecientes a 29 partidos, analizándose 2.181 casos del complejo 1 o K-I, los cuales, corresponden al 100% de los casos estudiados.

2.2. Diseño

Se ha optado por un método de observación activa o científica, no participante, directa y sistemática. El estudio es descriptivo-evaluativo, ideográfico y de seguimiento, por lo que se trata de un diseño diacrónico o longitudinal. Las unidades de medida utilizadas reflejan acciones o eventos, son complejas, con un alto grado de molecularidad.

Desde el criterio metodológico se han divido las variables en explicativas (describen situaciones o acciones de juego), y de respuesta (describen la calidad de la acción o su rendimiento). Desde el criterio de medida, todas las unidades son nominales.

Figura 1: Direcciones y zonas de saque y recepción.

2.3. Instrumental

El material de medida consistió en una hoja de registro o de observación sistemática donde se anotaron las variables y categorías expuestas en el apartado anterior, así como los datos de control de la medida. Los datos fueron recogidos en una hoja de cálculo Excel desde grabaciones en video (magnetoscopio VHS) de los encuentros del estudio. Para el análisis estadístico fueron exportados al paquete SPSS.

3) RESULTADOS

3.1. Distribución de frecuencias

Desde un primer análisis de frecuencias los resultados nos muestran un mayor porcentaje a favor de los saques realizados desde la zona 1 (43,2%), mientras que, con un 24,2% y un 32,6% respectivamente, los saques desde zona 5 y zona 6 son menores (Tabla y Gráfico 1).

Tabla 1: Frecuencia y porcentaje de la zona de saque.

Gráfico 1: Frecuencia y porcentajes de la zona de saque.

Con respecto a la dirección descrita por el balón en el saque, los resultados muestran un mayor porcentaje en favor de la dirección de saque en diagonal media (43,3%), mientras que, con un 26,8% y un 20,1% respectivamente, las direcciones paralelas y diagonal larga son menores. Entre los valores perdidos (9,8%) se encuentran los errores de saque de los que no se pudo determinar la dirección del saque. Del total de los saques no errados, un 48% realizaron una dirección diagonal media, el 29,7% se realizaron en paralelo y el 22,2% con diagonal larga (Tabla y Gráfico 2).

Tabla 2: Frecuencia y porcentaje de la dirección del saque.

Gráfico 2: Frecuencia y porcentaje de la dirección del saque.

Respecto a la zona de recepción, los resultados nos muestran un mayor porcentaje en los casos en los que la recepción se produce en el centro del campo (38,4%), mientras que la recepción en la derecha presenta un 27,6% y la que se produce en la izquierda se da en un 24,2% de los casos. Entre los valores perdidos se encuentran los saques errados, por lo que no hay recepción ni existe zona de recepción (Tabla 3). Del total de las recepciones realizadas, la zona de recepción en el centro predomina con un 41%, siguiéndole la zona de la derecha con un 31% y por último, la zona de la izquierda con un 27% (Gráfico 3).

Tabla 3: Frecuencia y porcentaje de la zona de recepción.

Gráfico 3: Frecuencia y porcentajes de la zona de recepción.

Con respecto al rendimiento de la recepción, los resultados nos muestran un mayor porcentaje en las acciones de mayor calidad en la recepción obteniendo con un 40,9% de casos donde la recepción permite un ataque simple, un 34,4% de recepciones perfectas que permiten un ataque combinado, seguido de un 9,8% de recepciones sin ataque posterior y un 5,2% de errores de recepción (Gráfico 4). Se observa un 9,8% de error de saque. El hecho de recoger aquí los errores de saque da lugar a que no existan valores perdidos en esta variable. Los resultados de la Tabla 4 se centran solo en “Error de recepción” y “Ataque combinado” (recepciones perfectas). Se observa que existe predominio de los coeficientes de recepción de mayor calidad.

Tabla 4: Frecuencia y porcentaje del rendimiento de la recepción.

Gráfico 4: Frecuencia y porcentajes del rendimiento de la recepción.

3.2. Asociación simétrica

Mediante una tabla de contingencia se puede conocer, a partir de los resultados de las frecuencias obtenidas en el cruce de variables estudiadas, si se puede concluir que son independientes o si están asociadas y en qué grado. A través del Test de Chi-Cuadrado se obtiene, tanto la significación unilateral como bilateral que se produce en el cruce de variables.

En este estudio, el Test de Chi-Cuadrado indica significación asintótica bilateral (,000) entre la dirección del saque-recepción, la zona de recepción y el rendimiento de la recepción.

De esta forma, la dirección del saque condiciona la zona de recepción y el rendimiento de ésta. Las casillas responsables  de esta asociación entre variables son (Tabla 5):

  • Error de recepción:

  • Asociación positiva: saques en diagonal media y recepción en el centro y, diagonal larga y recepción en la derecha.

  • Asociación negativa: saques paralelos y recepción en la derecha, saques en diagonal media y recepciones en la derecha.

  • Ataque combinado:

  • Asociación positiva: saque en diagonal media y recepción en el centro, y saque a la diagonal larga y recepción en la derecha.

  • Asociación negativa: saque paralelo y recepción en la derecha y saques a la diagonal media y recepción en la izquierda y la derecha.

Se puede afirmar que el rendimiento de la recepción se ve condicionado por la dirección del saque y la zona de recepción.

Tabla 5: Incidencia de la dirección saque-recepción y la zona de recepción sobre el rendimiento de la recepción.

Test de Chi-Cuadrado de Pearson: Significación asintótica bilateral ,000.

  • Error de recepción: 0 casillas (,0%) tienen una frecuencia esperada inferior a 5. La frecuencia mínima esperada es 5,60.

  • Ataque combinado: 0 casillas (,0%) tienen una frecuencia esperada inferior a 5. La frecuencia mínima esperada es 37,66.

En ambos casos se cumple la condición de validez para poder aplicar el Test de Chi-Cuadrado: no puede existir ninguna frecuencia esperada menor que uno y no puede haber más del 20% de las casillas de la tabla con frecuencias esperadas menores de cinco.

4) DISCUSIÓN

Respecto a zona desde la que se realiza el saque, el predominio de la zona 1 de saque, puede estar influido por el hecho de ser la zona que anteriormente estaba limitada exclusivamente para realizar el saque. Aunque la modificación reglamentaria sobre la zona de saque permite realizar éste desde cualquier punto de la línea de fondo, puede que muchas jugadoras no hayan adaptado su zona de saque a las posibilidades que conlleva la nueva reglamentación.

La clara diferencia entre las direcciones del saque utilizadas, con predominio diferenciado de la diagonal media, puede estar justificada por el hecho de que este tipo de dirección se puede producir en cuatro situaciones mientras que la dirección en paralelo puede darse en tres situaciones y la diagonal larga en dos, coincidiendo esta distribución con la frecuencia vista en los datos.

El predominio de la zona de recepción del centro puede deberse al nuevo sistema de puntuación donde el error de saque significa punto para el contrario, y por eso, pueda buscarse mayor seguridad por parte del saque, ya que se expone a un menor riesgo de error buscando el saque esta zona que no las laterales próximas a las líneas del campo.

Existe predominio de los valores de rendimiento de recepción de mayor calidad, aunque comparándolos con lo que considera un dato de buen rendimiento de recepción (60% de recepciones perfectas, o que permitan ataque combinado) se queda algo bajo el rendimiento de recepción.

Se puede afirmar que el rendimiento de la recepción se ve condicionado por la dirección  del saque y la zona de recepción. Los saques que describen una dirección en diagonal media y recepción en el centro y, diagonal larga y recepción en la derecha tienen más opciones de provocar “Error” en la recepción, mientras que los saques paralelos y recepción en la derecha y saques en diagonal media y recepciones en la derecha no fuerzan el “Error” en la recepción.

La situación menos favorable para que se produzca ”ataque combinado” tiende a darse cuando se realizan saques paralelos y recepción en la derecha y saques en diagonal media y recepción en la izquierda y la derecha. Esta última situación, donde los saques parten de la zona centro del campo, coincide con las suposiciones que Gerbrands y Murphy (1995), plantean en su estudio, los cuales, estos saques como la mejor solución para realizar un saque con mayor dificultad.

Se ratifica el papel determinante del saque en el rendimiento del K-I, o en los elementos que lo componen, como la recepción.

En este estudio en concreto, donde son varias las zonas de recepción las que inciden en el rendimiento de la misma, no se aprecia claramente que los equipos contrarios seleccionen adecuadamente la dirección del saque, pues los datos del análisis descriptivo muestran una gran diferencia a favor de la zona centro en la recepción.

Es decir, los equipos rivales del conjunto objeto de estudio puede que no hayan realizado una buena elección de dirección de saque que hubiese aprovechado todas las zonas de recepción que inciden en el rendimiento de la misma, de ahí que aparezca una de estas zonas (zona centro) con un mayor porcentaje de utilización sobre las otras dos zonas.

5) CONCLUSIONES

Las conclusiones que se sacan de este estudio son aplicables solo al equipo analizado. Con los resultados obtenidos se puede concluir que:

  • Si se pretende buscar un saque que consiga punto directo, se debe realizar un saque con una dirección de diagonal larga a zona 1 y diagonal media a zona 6.

  • Si se pretende dificultar el ataque combinado del rival, se debe buscar con el saque las situaciones con menos opciones de que se produzca este caso, siendo estas situaciones: saque paralelo a zona 1, y diagonal media a zonas 1 y 5.

6) BIBLIOGRAFÍA

FIVB (1999). Reglas Oficiales de Voleibol 1996-2000. FIVB, Lausane.

Fiedler, M. (1982). Voleibol moderno. Stadium, Buenos Aires.

Fröhner, B. (1988). Voleibol. Juegos para el entrenamiento. Stadium, Buenos Aires.

Fröhner, B.; Murphy, P. (1995). Tendencias observadas en los Campeonatos del Mundo Femenino de 1994. International Volley Tech (Edición española), 1: 12-18.

Gerbrands, ; Murphy, P. (1995). Consecuencias del cambio de la regla del saque en el voleibol. International Volley Tech (Edición española), 1: 19-23.

Murphy, P. (1999). Some impressions about the libero. The Coach, 1: 14-15.

Toyoda, H.; Herrera, G. (1989). Técnica para entrenadores. UNISPORT, Málaga.

Ureña, A. (1992). Técnica. En F.A.Vb. (Ed.) Manual del preparador de voleibol. F.A.Vb., Puerto Santa María.

Ureña, A.; Iglesias, A. (1993). Estudio del rendimiento en recepción en función de la misión posterior. Congreso Mundial de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Granada.

Ureña, A. (1998). Incidencia de la función ofensiva sobre el rendimiento de la recepción del saque en voleibol. Tesis doctoral del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico. Universidad de Granada.

Ureña, A.; Gallardo, C.; Delgado, J.; Calvo, R.; Oña, A. (2000a). Effect of the new scoring system on male volleyball. The Coach, 4: 12-18.

Ureña, A.; Gallardo, C.; Delgado, J.; Hernández, E.; Calvo, R. (2000b). Estudio sobre la evolución de las reglas de juego en voleibol. Habilidad motriz, 16: 32-39.

Ureña, A.; Santos, J.A.;Martínez, M.; Calvo, R.; Oña, A. (2000c). La facilitación defensiva a través del saque en el voleibol femenino de alto nivel. Revista Motricidad, VI: 175-189.

Van Aatrijk, S. (2000). The rally point system – Entertainment and excitement. The Coach, 1: 12-13.

Wegrich, R. (1992). Recepción del servicio. En Bertucci, B. (Ed.) Guía de Voleibol de la Asociación de Entrenadores Americanos. Paidotribo, Barcelona: 143-168.

 

Depósito Legal: LE-1832-01

ISSN: 1578-7354

Actualizado ( Lunes, 08 de Marzo de 2010 10:34 )
Esta página ha sido vista 1577 veces desde Lunes, 19 de Octubre de 2009 15:56